https://i0.wp.com/britnoise.net/wp-content/uploads/2018/10/IMG-20181006-WA0016.jpg?fit=1050%2C673

Franz Ferdinand renovó su pasaporte paraguayo

La agrupación escocesa retornó a nuestro país luego de 8 años desde aquel debut que marcó un antes y un después en materia de espectáculos anglos en el Paraguay de la segunda década del siglo 21.

Los Franz Ferdinand se presentaron en vivo en el marco de la tercera edición del Kilkfest en el Espacio Idesa, evento que se viene realizando cada 2 años desde el 2014 y que en esta edición también contó con bandas muy queridas por el público local como: Molotov y The Chainsmokers.

La primera visita de la banda liderada por el carismático Alex Kapranos, en marzo del 2010, encendió una mecha de shows de primer nivel en Asunción, y sus alrededores, porque ellos fueron los primeros en animarse a venir a tocar y colocar a Paraguay en la ruta de artistas internacionales.

Este año retornaron más paraguayos que nunca, desde aquel grito inicial, “¡Mba’éichapa Paraguay!”, de Kapranos en el 2010, este año vimos con un guaraní más fluido y nutrido al líder del grupo, que vino a presentar su último álbum, ‘Always Ascending’, que los trajo como un quinteto, con un sonido más electrónico y futurista, pero manteniendo la estética clásica moderna que los hizo famoso con su primer álbum del 2004, en pleno auge de la nueva ola del indie rock europeo.

Los años no pasaron para este grupo que dejó todo en el escenario y que supo ganarse la atención absoluta del público que obedecía a un siempre hipnótico Kapranos que lucía más joven y delgado que nunca.

Arrancaron con “Glipsy of Love”, corte de su más reciente placa y luego el tema con el que dieron su inicio en el 2010, la canción “No You Girls”, para los nostálgicos y los nuevos que se sacaron la espina de verlos por primera vez, esa fresca noche en el Espacio Idesa.

“The Dark of Matinée”, sencillo de su primer álbum para sus viejos seguidores que, en ciertos pasajes de la noche, también sintieron un poco la ausencia del ex guitarrista del grupo, Nick McCarthy, sobre todo en las viejas canciones como: “Do You Want To”, “Walk Away” y “Jaqueline”, que siguieron a continuación.

Uno de los momentos más esperados sin dudas fue la canción “Michael”, aquella épica pieza de cortantes guitarras con letra homoerótica, que hizo que vuele algunos vasos de cerveza por los aires, porque si hay una canción que define el sonido característico, no solo de la banda, sino del movimiento que los Franz Ferdinand encabezaron junto a los Arctic Monkeys y Kasiser Chiefs en la década pasada, ese ese tema.

Ya con las emociones llegando a su pico en este regreso triunfal de los escoceses a nuestro país, llegó el track con el que se presentaron al mundo, “Take Me Out”, un hit atemporal que colocó al rock de guitarras devuelta a las pistas de baile, porque la consigna principal de Kapranos en sus inicios siempre fue: “Hacer música para que las chicas bailen”.

Para cerrar la primera parte del set, hacen sonar uno de sus temas más oscuros y psicodélicos, el siempre misterioso “Ulysses”, una de las canciones más hedonistas y autodestructivas de la banda, que en ese entonces, con su álbum ‘Tonight: Franz Ferdinand’ del 2009, comenzaban a experimentar con ritmos y bases de música electrónica, antes de que eso se volviera toda una tendencia en las bandas de su generación.

Luego de una breve pausa y con la gente pidiendo más, regresan al escenario para concluir su set con “Always Ascending”, “Feel the Love Go” y “Love Illumination”, de su álbum ‘Right Thoughts, Right Words, Right Action’.
Para el último acto de la noche, Alex Kapranos se afirmó como el gran orador de la noche, luego varios: “Ha’upéi los perros”, “Ja’umina” y otras célebres frases en nuestra lengua originaria, era el momento de la despedida, pero antes, había que obedecer al cantante que tenía que llevarse al público en sus bolsillos.

Fue entonces que comenzaron a sonar los acordes de esas cristalinas guitarras que se preparan para ir a la guerra y atacar con “This Fire”, para incendiar esta transpirada ciudad que esperó muchos años para volver a ver a éstos visitantes europeos convertidos en verdaderos héroes culturales de la nación.

En el medio de la canción y antes de su festivo final, Kapranos y la banda hacen un fade out en vivo y piden a todos los presentes que se agachen, y sus pedidos fueron órdenes, ya que en todos los sectores se podía ver al público en sentadillas, esperando la señal para ir levantándose poco a poco, para luego brincar victoriosamente el cierre de Fran Ferdinand, que una vez más, se conectó de manera íntima y emotiva, con sus fans paraguayos.




There are no comments

Add yours